Hoy, en Enso Canarias, vamos a enseñaros algunos trucos sobre cómo limpiar de forma efectiva todas vuestras piezas de Joyería y Bisutería, para evitar que pierdan brillo, y poder así disfrutar siempre de ellas.

LA HORA DE LA LIMPIEZA.

Damos por supuesto que sabeis que los ácidos se neutralizan con una base, y una base se neutraliza con un ácido. Y si alguno de no lo sabe y habéis llegado hasta aquí, ya lo sabéis.

Como vemos, el resultado de la oxidación de un metal, da lugar a una base. Con lo que, antes de limpiar, hay que neutralizar la oxidación con un ácido.

como-limpiar-bisuteria-2

Primer Paso

Si nuestro sudor es capaz de neutralizar el oxígeno, lavando con las manos con un detergente tipo lavavajillas , frotando la pieza entre las manos unos minutos y enjuagarlo bajo el grifo.

Si el brillo no ha vuelto a la pieza, es porque el ácido (sudor) ha saturado a la base (resultado de la oxidación). Entonces pasaremos al paso 2.

Segundo Paso

Si el primer paso no ha devuelto el brillo, no desesperéis. Hay que arrancar el óxido producido en la superficie, que es lo que le da el color mate.

El primer paso nos ha servido para eliminar grasas ácidas y restos químicos que pueden perjudicar a este proceso, con lo que no viene nunca mal hacerlo. Ahora debemos buscar un ácido adecuado, y en casa solemos tener dos tipos que vienen muy bien, ya que no son contaminantes y se encuentran fácilmente:

  • Ácido acético (vinagre blanco). Mejor de vino que de manzana. Personalmente uso un vinagre comercial al 8% de uso exclusivo para limpieza y desinfección del hogar. Necesito menos cantidad. Con un chorro es suficiente.
  • Ácido cítrico. Con el zumo de un limón exprimido es suficiente. Si puede ser recién cogido de un árbol mejor. Si no, id a un supermercado, pero intentad que sea limón español. Los limones importados vienen en congeladores y afectan bastante a la cantidad de zumo que se le puede sacar.

Coged un cazo de acero inoxidable, poned un litro de agua y llevadla a ebullición. Una vez hirviendo, echad el zumo del limón (o un chorro de vinagre) y meted la pieza dentro. El agua con el ácido debe cubrir totalmente la pieza. Si tenéis varias joyas, podéis meterlas dentro, siempre que sepáis que son del mismo metal. Si no estáis seguros, haced esto por cada pieza que queráis limpiar.

Sacad de vez en cuando la pieza para controlar los tiempos, pero entre 5 a 10 minutos es bastante.

CONSEJO: Quitarse las joyas para lavarse las manos o ir a la ducha o ponerse perfumes. La acción de estos detergentes son determinantes para un mantenimiento poco efectivo de las piezas. Son estas reacciones las que deshacen los esmaltes y baños metálicos de las piezas de bisutería, así como los cueros de las mismas.